Ahorrar gasolina se ha convertido en uno de los objetivos prioritarios para cualquier conductor cuando utiliza el automóvil, algo cada vez más necesario. Tanto si hablamos de distancias largas, como cortas, la reducción en el consumo es vital.

Hay diversas prácticas que logran una mayor eficiencia en este preciado líquido, como usar el freno del motor (siempre conduciendo a una distancia prudente); circular sin tantas revoluciones del motor y con la marcha más larga, o aprovechar las bajadas.

Desde Talleres AGM te traemos siete consejos para reducir el consumo de gasolina mientras conduces.

Siete consejos para reducir el consumo de gasolina

Con estos pasos para ahorrar gasolina, puedes lograr incluso cifras mejores que las propuestas por recomendación de las marcas de coches.

Presión de ruedas

Sí, las ruedas hacen que consumas más gasolina, concretamente entre un 2 y un 4 % más, considerando que vayas con una presión hasta de 0,5 bares menor a la recomendada por el fabricante. No olvides que el tema climatológico también afecta la presión. Hay que estar pendiente siempre de tener la necesaria. Y qué decir de ir con el coche cargado de cosas. Recomendamos que cada cierto tiempo revises la presión.

El peso, fundamental

Ya que mencionamos algo del peso en el punto anterior, vamos a dedicarle un poco más de espacio. El volumen hace que el coche necesite hacer más fuerza y, por lo tanto, consumir más energía. Por ejemplo, si llevas un peso de unos 100 kilos que realmente no necesitas, el consumo puede aumentar hasta un 6 %. Claro, eso si hablamos de un coche mediano. Si el coche es tu forma de circulación diaria, verifica bien qué es necesario y qué no para ahorrarte unos euros.

La velocidad, uniforme

La fluidez durante la circulación es vital. Mantén la velocidad uniforme, sin acelerar ni frenar más de lo necesario. De hecho, si necesitas acelerar, hazlo de manera suave y gradual; si requieres frenar, suelta el pie del acelerador (si es posible por seguridad). Prioriza este paso antes de pisar el pedal del freno. Si tienes que hacerlo irremediablemente, hazlo también de manera gradual y suave. Logrando esto, puedes ahorrar hasta un 11 % en el combustible.

El aire acondicionado gasta

Si no es necesario, no utilices el aire acondicionado. Puedes suplirlo con las ventanillas bajadas si el clima te lo permite, especialmente si vas a velocidad baja. El compresor del aire va acoplado al motor y, por ende, al encenderlo hace que este tenga que usar más energía o combustible. Se recomienda ir con las ventanillas bajadas en ciudad porque requiere una velocidad menor; y con el aire acondicionado encendido en autopista.

Apagar el motor si no es necesario

Es común que vayamos a algún lugar y mientras esperamos, tengamos el coche encendido. En esas situaciones, es recomendable apagar el motor o tendrás un consumo mayor. Para que te hagas una idea, un motor suele gastar más combustible estando al ralentí que en las acciones normales de encendido y apagado. Un coche medio puede consumir alrededor de un litro de gasolina en una hora si estuviera sin moverse y encendido.

Arrancar y poner en marcha con conciencia

No pises el acelerador para poner en marcha el coche y espera unos segundos antes de empezar tu circulación. Usa primera para avanzar, cambia a segunda a los dos segundos y continúa lentamente, de manera gradual. No lo hagas de golpe.

Planifica tu viaje

Improvisar, equivocarte durante el trayecto y no saber dónde irás puede aumentar (con solo 10 minutos de atraso) hasta un 14 % el consumo. Planifica siempre antes, qué vueltas darás, cómo las harás y, por supuesto, prioriza.

Ahorrar gasolina está al alcance de todos. Solo hay que tener conciencia de cómo se utiliza el automóvil y aplicar estas medidas. Pronto verás los resultados.

0

Start typing and press Enter to search

Radio Chinchilla y Talleres AGM