Las marchas del coche permiten ganar o perder velocidad hacia adelante y atrás. Según cada modelo proporcionan un rango de velocidades que posibilitan una conducción natural, no revolucionada, adaptada a las circunstancias de tráfico, seguridad y tipo de carretera. Su correcto manejo requiere de un uso adecuado y, cuando no es el idóneo, acaba dañando el funcionamiento. En la actualidad conviven dos tipos de cambios de marcha: los manuales y los automáticos. Afortunadamente, no resulta complicado identificar un problema o algún tipo de avería en esta zona, pero ¿sabes cuáles son los síntomas e indicadores a tener en cuenta?. Desde Talleres AGM, tu taller mecánico de confianza en Albacete te lo contamos.

Indicios de avería en las marchas manuales

  • El cambio rasca. ¿Qué quiere decir rasca? Sin ir más lejos, se percibe un sonido metálico desagradable al meter una o varias marchas.
  • La introducción de marchas se resiste, no es fluida ni inmediata.
  • Alguna o todas las marchas se bloquean.
  • Alguna o todas las marchas saltan y se salen durante la conducción.

Indicios de avería en las marchas automáticas

Se perciben vibraciones al ralentí o al acelerar, acompañadas de una cierta oscilación en la aguja del cuentavueltas.

  • Los cambios de marchas se retrasan o no llegan a producirse.
  • Se notan golpes, en caliente, al pasar de la posición D a marcha atrás o punto muerto.
  • El coche no se mueve en ninguna dirección. Si es debido a un fallo calamitoso y global de la caja de cambios, tu auto te habrá venido dando alertas previas durante miles de kilómetros. Si no has hecho caso hasta entonces, sin paños calientes, la culpa es tuya.
  • Al cambiar de marcha, aprecias un patinazo o deslizamiento.
  • Aprecias olor a quemado.

Cómo solucionar las averías relacionadas con las marchas

Salvo que seas un auténtico especialista en mecánica, con experiencia y formación actualizada, lo más prudente al detectar algunos de estos síntomas en tu automovil es acudir rápidamente a un taller de confianza. Actuar de otra manera, cuando no se está preparado, puede derivar en una avería aún más grave y, lo peor, pone en riesgo tu integridad física, la de tus cercanos y la de todos los demás.

En cualquier caso, te presentamos a continuación cuáles son las vías de solución recomendadas cuando se producen fallos concretos en las marchas de un coche.

En caso de avería en las marchas manuales

En función del origen del problema, la actuación inmediata debe ser distinta. Estas son las opciones principales:

  • Desgaste en los engranajes del cambio, el cual ha ocasionado la presencia de desperdicios en la caja de cambios. Hay que limpiarla a fondo y, si persiste el problema, reemplazar los elementos dañados.
  • Falta de lubricación. La solución es cómoda y barata: basta con cambiar el aceite del cambio de marchas.
  • Viscosidad del lubricante. Cuando las marchas entran con el motor en caliente, pero no en frío, pon un lubricante menos viscoso; si ocurre al revés, aumenta su viscosidad.
  • Desajuste del embrague. Se precisa tensar y reajustar su cable.
  • Bolillos de seguridad desgastados. Cuando bloquean el eje de seguridad, tienes que reemplazarlos por unos nuevos.

En caso de avería en las marchas automáticas

Lo primero que hay que hacer, siempre, al detectar un problema en un cambio automático es reemplazar el fluido del cambio. Suele ser una causa habitual y, desde luego, es una solución mucho más accesible e inmediata que la otra alternativa.

Porque, si no funciona, habrá que desmontar el cambio automático y enviarlo a un profesional especializado. Lo habitual es diagnosticar un desgaste de la piñonería… o generalizado. Si hay que cambiar toda la caja, el coste será de cuatro cifras.

¿Tienes más claro qué indicios, problemas y soluciones afectan a las marchas del coche? En tal caso, hemos cumplido nuestro primer objetivo. El segundo es que, por tu seguridad y tranquilidad, vengas a Talleres AGM, en Albacete, a resolver estas averías

0

Start typing and press Enter to search

Sistema de dirección Averías