Giras la llave de tu coche con transmisión automática y…sorpresa, éste no arranca. ¿Qué ha podido ocurrir? Las razones pueden ser muchas y estar relacionadas o no con la condición de cambio automático de tu coche. Desde una batería sin carga hasta una conexión de la luz de freno defectuosa puede causar este tipo de problemas. Con una caja de cambios manual se puede hacer algún que otro apaño, como meter primera, empujar el coche y soltar el embrague de golpe para darle energía al coche, pero con una automática la problemática es distinta.

Nuestra recomendación es siempre dejar en manos de un taller mecánico de confianza la recuperación de tu vehículo. En cualquier caso, te queremos dar algunas pistas de por qué tu coche ha decidido no arrancar y poder llevarte a tu destino.

Tu coche automático no arranca

Conducir un coche automático resulta más cómodo que hacerlo con uno que te obliga a llevar a cabo sucesivas combinaciones con los pedales de embrague y aceleración.

De la misma manera que circular en modo automático, aunque cueste acostumbrarse si vienes del modelo anterior, es más agradecido, también lo es arrancar. Pero a veces el sistema no se pone en marcha, te preguntas por qué y puedes llegar a bloquearte. Pese a que los automóviles cada vez se fabrican con unas tecnologías más sofisticadas, se trata de un supuesto más común de lo que parece y por el que se realizan numerosas intervenciones en carretera o reparaciones en los talleres.

Diferencias de las marchas automáticas

El sistema de arranque de los coches automáticos es bastante diferente al manual. Mientras que el manual puede hacer de diferentes maneras; con palanca en punto muerto y freno de pie pisado, con freno de mano activado o sin el, con la palanca de cambio en punto muerto y el freno de mano activado, con el embrague y freno de pie pisados y con palanca en una velocidad, etc. En los coches automáticos, el arranque es otra historia. Habrá que colocar la palanca en la posición P (Parking), pisar pedal de freno y desplazar hasta la posición N. La gran mayoría de los coches automáticos no se ponen en marcha sólo introduciendo la llave en el contacto y girando.

Con las nuevas tecnologías en los vehículos, se ha implantó para optimizar el combustible el sistema Start/Stop (tanto en manual como en automático) que consiste en un sistema que detiene y arranca el motor de manera automática cuando se dan una serie de circunstancias. Esa sofisticación puede ser una ventaja pero también un problema al originar nuevas averías inesperadas.

Avería en el selector de marchas

Cuando tu coche no sea capaz de moverse y el sector de marchas está colocado en modo directo de conducción (D), prueba a cambiarlo a posición N, de punto muerto o neutral con el pie en el freno e intenta arrancar el motor. Si eso no funciona, desplázalo otra vez hacía la posición de aparcado (P) e inténtalo de nuevo. ¿Por qué hacer esto? El movimiento de posición del selector de la caja de cambios de, en ocasiones, hace que el contacto eléctrico dentro del denominado interruptor de seguridad neutral se reactive. Si la palanca no se mueve de ninguna manera, acude a tu taller de coches en Albacete.

La batería

Una de las principales causas por las que un coche puede no arrancar es por encontrarse con la batería descargada o en mal estado. Cuando el arranque se ve lastrado por este problema, las soluciones consisten en la recarga o sustitución de la batería o los arranques mediante empujones o pinzas, tal y como te hemos explicado en artículos anteriores de nuestro blog.

La temperatura

La temperatura incide de una manera muy directa en el funcionamiento de tu coche. En especial, si este requiere de carburante diésel para moverse.

En este sentido, los problemas que se pueden dar son varios. Por una parte, es probable que se haya producido alguna avería en un sensor. Por otro lado, cabe la posibilidad de que los calentadores del diésel hayan dejado de cumplir con sus funciones de una forma óptima.

Finalmente, te recordamos que la temperatura ambiente puede llegar a afectar al aceite que lubrica los distintos componentes de tu vehículo. Si su viscosidad se ha visto alterada puede deberse a que no llevas un líquido que resista sin problemas ante los rigores de las bajas temperaturas.

Otros posibles problemas

También puede suceder que las luces se enciendan, pero no puedas arrancar. La batería está cargada, si bien se ha averiado el motor de arranque. Las bujías, por su parte, pueden ser otros elementos que compliquen estos arranques.

En definitiva, en tu taller mecánico de confianza estamos capacitados para prevenir y corregir los fallos que impiden el normal arranque de un coche automático. Ven a Talleres AGM y te ayudaremos poniendo a tu servicio al mejor equipo de profesionales y la más renovada tecnología.

0

Start typing and press Enter to search

Sistema de dirección de tu cocheEtiquetado de Neumáticos