El freno de mano, igual que todas las piezas de tu automóvil, necesita un mantenimiento, razón por la cual es recomendable que acudas a un taller de coches en Albacete especializado en mecánica para poder comprobar su estado real y si es necesario realizar cualquier tipo de arreglo sobre él. Pero sabes realmente cómo funciona esta pieza esencial de tu vehículo. Desde Talleres AGM te lo explicamos.

¿Para qué sirve el freno de mano?

La principal función de un freno de mano es bloquear las ruedas para la inmovilización del utilitario. También es recomendable su utilización en caso de emergencia.

Su funcionamiento es sencillo: al tirar de la palanca con la mano, de forma automática se detienen las ruedas traseras. En los vehículos más pesados suele accionarse mediante un pedal con el pie. Y en los coches de carreras se emplea el freno de mano hidráulico para que el turismo pueda derrapar en las curvas cerradas.

Para evitar las reparaciones de tu coche en Albacete debes tener un pequeño conocimiento del funcionamiento del freno. La palanca está unida a una varilla de tiro que a su vez va acoplada a las tuercas de reglaje de la pieza derivadora. De dicha pieza salen los cables que van ensamblados a una cuña colocada en cada una de las ruedas de atrás para que desencadenen el frenado.

Accionando la palanca hacia arriba ya estarás usando el freno, que siempre deberá estar accesible al conductor. La forma de usarla es realizando un movimiento rápido y seco, por lo que tendrás que aplicar algo de fuerza.

La mayoría de los automóviles tienen un método para comprobar si dicho aparato está realizando su cometido; para ello debes arrancar el turismo y podrás observar que en el cuadro de mandos se enciende un testigo con la letra p en color de rojo. Este indicador te sirve para señalar que todavía tienes accionada la palanca antes de ponerte en marcha.

Cuando bajes el dispositivo, apretando a su vez el botón superior, se desbloqueará la cuña y las ruedas podrán rodar sin ningún obstáculo.

Cuáles son sus averías más habituales

1. No realizar correctamente su función. Suele ser la avería más habitual. En la mayoría de los casos puede tratarse de alguna pieza. También puede deberse al mal estado, por lo que deberás solucionar el problema lo antes posible. Cuando la varilla está doblada o los cables dañados no desempeñan correctamente su cometido. Otro de los problemas puede ser que el tensor esté flojo, por lo que tardará más en bloquear las ruedas traseras.

2. Cuando cuesta mucho trabajo levantar la palanca puede deberse a que los cables, los forros de los frenos o las pastillas tienen un desgaste considerable. En el caso de que la palanca no se mantenga subida puede deberse a que el dentado o el trinquete de fijación estén rotos.

3. Los casos de rotura de freno de mano en Albacete pueden darse porque las piezas o los cables ya no resistan más y se rompan por desgaste o bien porque cuando se colocaron no eran los más indicados para las características del utilitario.

4. El testigo o la luz no se encienden accionando el freno de mano: será debido a que la bombilla esté fundida, en cuyo caso se requiere su sustitución. También puede deberse a que el interruptor esté atascado u oxidado, por lo que deberás llevar el vehículo lo antes posible a alguno de los talleres de Albacete.

El freno de mano automático

Su funcionamiento se basa en un pequeño motor que tensa el cable y acciona el mecanismo para frenar cada una de las ruedas. El problema que puedes encontrarte es que tenga un mayor número de piezas, por lo que será más difícil su reparación.

Cuando observes cualquier fallo en alguno de los componentes de tu vehículo, acude a un taller de coches de confianza en Albacete como Talleres AGM. Las revisiones periódicas son importantes para tu seguridad. Y entre ellas, la del freno de mano es fundamental para garantizar su correcto funcionamiento en situaciones de emergencia u otras circunstancias de la conducción.

0

Start typing and press Enter to search

Viaja con tu coche en Semana Santa sin problemas de equipaje | Talleres AGM