Es relativamente fácil percibir un ruido extraño en un vehículo, además de muy común. Sobre todo si en su día lo compraste nuevo, por lo que es posible que estés muy familiarizado con su comportamiento y sepas bien cómo suena regularmente. Lo importante es que si tu coche emite ruidos, por extraño que te parezca, no dejes de pasarte por tu taller de confianza en Albacete y consultar a sus profesionales. Es la mejor manera de prevenir problemas mayores en tu vehículo no poniendo en riesgo tu seguridad al volante y la de los tuyos.

Desde Talleres AGM queremos explicarte algunos de los tipos de ruidos que pueden sonar en un coche y que pueden significar.

Algunos ruidos comunes

Cuando percibes un ruido en tu coche saltan las alarmas. Si el ruido aparece y permanece fijo, normalmente no dudas en identificar que tienes un problema. A veces, estos ruidos fijos aparecen de forma tenue y, aunque los percibes, sueles dejar pasar un tiempo por ver si aumentan o se quedan en ese punto.

La realidad es que suelen aumentar y estás perdiendo un tiempo precioso que puede y suele agravar seriamente el problema. Los coches tienen piezas mecánicas móviles sometidas a un importante desgaste. Éstas suelen estar protegidas con lubricantes de muy diverso tipo. Una rótula, la transmisión o cada palier son algunas de estas piezas propensas a generar ruidos en tu vehículo.

Dicho desgaste puede producir una serie de ruidos en la parte delantera del vehículo que nos estén avisando de que es conveniente su sustitución si no queremos correr riesgos o provocar averías aún más caras. Unos se deterioran y se agrietan, principalmente por efecto del calor y los cambios de temperatura; otros se desgastan. Entonces dejan que la suciedad y los elementos abrasivos penetren y se adhieran a la grasa. Es aquí cuando el ruido aparece. Pero como no suelen romperse totalmente de inmediato y las impurezas empiezan a introducirse poco a poco, los ruidos comienzan de forma leve.

Este tipo de ruidos a veces solo aparece en determinadas situaciones. Por ejemplo, en las transmisiones es posible que solo aparezca al pasar de una velocidad. En el caso de un palier o rótula, al realizar determinadas maniobras que exigen un máximo giro de las ruedas. Pero la característica general es que desde que aparecen seguirán haciéndolo y, a medida que el problema se agrava, irán en aumento.

Rótulas de suspensión y dirección

En ocasiones, puedes oír una especia de “click” alrededor de la parte delantera del vehículo que está asociado a las rótulas de suspensión y dirección. Por ejemplo al pasar por un badén podemos escucharlo al entrar y al salir de el. Este sonido también puede ser debido a tirantes de suspensión o a los anclajes de la barra estabilizadora.

Palier

Si el palier está dañado, podrás escuchar un ruido de tipo metálico que se reproduce constantemente. Una especie de castañeo que se aprecia con el vehículo parado al girar el volante hacía un lado u otro. Es posible que el ruido sea debido a que los palieres están llenos de grasa.

Motor

Es fundamental prestar mucha atención con los ruidos provenientes del motor. Por ejemplo, en un coche de gasolina, un ruido irregular del motor puede tener una causa tan sencilla como que una de las bujías de algún cilindro no esté funcionando correctamente. O un cojinete del generador eléctrico en mal estado o la bomba de agua defectuosa.

Frenos

Un ruido molesto al frenar es otro sonido muy común en un vehículo. Se da cuando las piezas de freno están desgastadadas o cristalizadas. Ve al taller rápidamente si quieres que tu coche sea capaz de frena adecuadamente en

Lo cierto es que cuando tú detectas un ruido el mal ya lleva tiempo actuando. Si esperas, lo único que conseguirás será agravar todo. Algo que hubieses solucionado con pocos euros, puede llevarte a cambiar toda la pieza.

Ruidos intermitentes

Hay un tipo de ruidos aparece y desaparece, ruidos intermitentes. Son más complicados que los ruidos fijos, ya que puedes llevar el coche al taller y no percibirse en ese momento (cuantas veces no has ido a un taller a comunicar una avería y ésta no hace acto de presencia). Sin embargo, un buen profesional normalmente podrá saber, por tu descripción, a qué problema puede obedecer.

Hay determinados ruidos que pueden deberse solo a los cambios de temperatura o a pequeños desajustes. Por ejemplo, todos hemos notado alguna vez ese molesto chirrido de la correa al arrancar que desaparece a los pocos segundos de circular.

Otros, como ese sonido metálico que se produce ocasionalmente al girar la llave, indican que algo empieza a no funcionar en el motor de arranque o el sistema eléctrico. Una batería ya gastada, mala carga del alternador o el propio motor de arranque pueden ser las causas. El problema es que, si no lo solucionas, al final afectará a la pieza más costosa.

La recomendación a todos nuestros clientes que siempre realizamos desde Talleres AGM, tu taller mecánico en Albacete, es que no esperen a intentar averiguar por sí mismos cuál es el problema y su gravedad. Si esperan, esta siempre será mayor. Si tu coche emite ruidos, consulta con profesionales inmediatamente y ahorrarás disgustos y dinero.

0

Start typing and press Enter to search

Neumáticos 4 estaciones | Talleres AGM AlbacetePodcast | Motivos más frecuentes por los que visitar un taller mecánico