En ocasiones podemos ver que nuestro vehículo pierde algún tipo de líquido. Las averías de coche que empiezan con esas fugas de líquido son más habituales de lo que muchas personas piensan. Es importante detectar el significado de esas fugas para dar una respuesta rápida al problema. Así también evitarás riesgos en la conducción.

Desde Talleres AGM te recomendamos mirar de vez en cuando al suelo en el que ha estado estacionado tu vehículo a fin de poder detectar posibles averías que en nuestro taller mecánico en Albacete podremos solucionar.

Charco de aceite negro o marrón

Una de las manchas más frecuentes que podemos encontrar bajo nuestro coche es de color negro o marrón oscuro. Si has apreciado una mancha de este tipo es que tu vehículo está perdiendo aceite del motor. La oscuridad del color estará relacionada con la antigüedad del aceite. De ese modo, cuanto más antiguo sea el aceite más oscuro será su color. Lo habitual es encontrar el charco justo debajo del motor. Recuerda que el aceite del vehículo conviene sustituirlo con cierta frecuencia, normalmente entre 5.000 y 30.000 kilómetros. También conviene revisar el nivel una vez al mes o si vas a hacer un viaje largo.

Pérdidas en el fluido de transmisión

El fluido de transmisión también deja rastro. Su color suele ser rosado o tirando a rojo o marrón más oscuro, con el tiempo. Para evitar confundirlo con el aceite del motor se utiliza un tinte que ayuda a darle ese color. También se suele identificar porque desprende un olor característico bastante fuerte. La fuga se puede producir en la transmisión o en la conducción hacia el radiador. Por supuesto, si notas esta mancha bajo tu automovil, no pierdas tiempo en acudir a un taller mecánico como Talleres AGM.

Filtración del líquido de dirección asistida

Una vez al año conviene revisar el líquido de la dirección asistida. Si se produce una fuga podrás detectarla porque es un líquido transparente. En ocasiones es rojo, pero con el tiempo suele mostrar un color más amarronado. Este color hace que se pueda confundir con el líquido de la transmisión. Pero si las manchas están cerca del lado izquierdo del coche, en la parte delantera, es muy posible que el origen sea la dirección.

Pérdida del líquido de frenos

Uno de los circuitos más importantes para cualquier vehículo es el de los frenos. Una pérdida de este líquido supone un grave riesgo de seguridad en la conducción. Se cambia cada dos años aproximadamente, pero es aconsejable hacer un par de revisiones por año para asegurarse de que el nivel es el correcto. La humedad hace que se vaya acelerando el deterioro.

El líquido de frenos tiene un color amarillo que puede llegar a ser casi transparente. Con el tiempo se va volviendo marrón. Suele ser resbaladizo, por lo que es fácil de identificar también. Una vez detectada una fuga hay que acudir a un profesional para evitar riesgos.

Pérdidas en el líquido refrigerante

El líquido refrigerante o anticongelante se utiliza para enfriar el motor. Este líquido circula por el circuito interno del motor para absorber una parte del calor que se va generando con la combustión. Tiene un papel muy importante, ya que si el motor se calienta en exceso puede llegar a generar una explosión interna.

Una pérdida del líquido refrigerante resulta relativamente fácil de identificar. Para su fabricación se emplean colores brillantes, lo que permite también diferenciarlo de otros de los fluidos que hay en el coche. Se suele ver un charco de un color naranja, verde o rosa. Además, tiene un olor dulce que lo hace muy característico.

Este líquido se revisa habitualmente cada 20.000 o 30.000 kilómetros. Los cambios hay que hacerlos cada dos años o cuando se ha conducido el coche durante 40 000 kilómetros. Cuando hay que rellenarlo resulta muy sencillo.

El agua del limpiaparabrisas

Sin duda, es de menos importancia que los fluidos anteriores, pero si te falta puedes tener un problema. Por no hablar del riesgo que tiene llevar el limpiaparabrisas sucio cuando no puedes ver claramente la carretera. En este caso, hay que comprobar si falta el líquido accionando el limpiaparabrisas.

¿Cómo actuar cuando se observa una mancha bajo el coche?

Insistimos, examina la superficie sobre la que ha estado aparcado tu coche. Si es necesario coloca un papel o cartón en la zona de aparcamiento para poder apreciar de una manera más sencilla la mancha. Si tienes dudas puedes realizar tu mismo las comprobaciones abriendo el capó de tu coche en frío. En la mayoría de vehículos los depósitos de estos líquidos suelen tener unas marcas que nos indican los niveles correctos que deben tener cada fluido.

Si algunas de las luces de advertencia o testigos de tu coche te avisa y sospechas de fugas de líquido, corre aprisa a un taller. En ocasiones presta también atención a los olores. Un fuerte olor a aceite o un olor dulce alrededor del coche puede estar avisándonos de fugas como aceite o anticongelante. Recuerda, en determinadas circusntancias tu coche puede darte señales de que algo no va bien. Haz caso a estos signos y ponte en manos de mecánicos profesionales para que realicen una revisión adecuada de tu coche.

En Talleres AGM contamos con mecánicos en Albacete con larga experiencia y profesionalidad. Actuamos con rapidez, dando solución a los problemas de tu coche. No dudes en consultarnos. Estaremos encantados de poder ayudarte.

0

Start typing and press Enter to search

Podcast Talleres AGM | Consejos para pasar favorablemente la ITVPodcast Talleres AGM | Soluciones de almacenamiento para tu coche